• Noticias cortas

    domingo, 11 de diciembre de 2016

    Los tobas y su nacimiento en el Carnaval de Oruro

    La danza de los tobas en el Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, tiene su propia peculiaridad y estilo, muy diferente a los chunchus de Tarija, que tiene otro tipo de connotaciones.

    Los tobas y su nacimiento en el Carnaval de Oruro
    La orureña tuvo su origen en un gremio social, como fueron los carreritos a inicios del siglo XX, además desde su convicción se intentó rescatar a gran parte de las etnias bolivianas para mostrar esa riqueza en danza ágil, tradiciones y costumbres mediante la vestimenta de esas tribus en el contexto de la Alta Tierra de los Urus.

    Parte de ese nacimiento, está registrado en el Museo Nacional Antropológico "Eduardo López Rivas", situado en la zona Sur "Agua de Castilla" de la Capital del Folklore de Bolivia.

    Nuestro guía, Andrés Escalera, explicó que las máscaras sufrieron cambios según el tiempo. La danza representa la visión que tenían los indígenas de esta parte del altiplano sobre cómo eran los nativos de las tierras bajas. Las personas que vivían allí eran salvajes y guerreras.

    A partir de esos antecedentes nace la danza y las primeras máscaras tenían en sus rostros heridas con manchas de sangre y también llevaban la lanza, además de otros elementos. Antes los tobas bailaban con fajas de monedas como se hace en la danza de la diablada.

    En estos días aquello desapareció, lo que antes representaba el agradecimiento del danzarín a la Virgen del Socavón por permitir sacar plata de las minas. Se cree que la danza se bailaba en el incario, sin embargo a inicios del siglo XX las personas que trabajaban en el mercado como los carreritos, forman el conjunto de los tobas.

    En el museo se observan varios penachos o toberas, muy distintas a las que actualmente lucen los danzarines, según los colores de su bloque o sus conjuntos. Antes eran adornadas con espejo y las plumas eran multicolores.

    Allí también se exhibe una pieza peculiar, cuyo penacho está elaborado con hojas de plátano, lamentablemente no se conoce quién lo hizo, cuándo se usó o a quién perteneció.

    Aquello muestra que en algún tiempo hubo otras visiones y otras formas de ver lo que era la danza de las tierras bajas. Las máscaras más antiguas eran de yeso, con el tiempo las reemplazan por un corto periodo con malla metálica en la década del 60 al 70.

    Hoy los tobas, en algunos casos han sufrido distorsiones que van a lo ridículo de su vestimenta, perdiendo el sentido con el cuál fue concebida, legado que se observa en el museo orureño.

    La Patria: http://www.lapatriaenlinea.com/index.php?t=los-tobas-y-su-nacimiento-en-el-carnaval-de-oruro&nota=275949


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Belleza en Bolivia

    Accesos