• Noticias cortas

    lunes, 21 de julio de 2014

    Fraternos de Tarija ya cuentan con bordadores

    El brillo de las Entradas folclóricas, de las fiestas patronales, y el de una diversidad de festejos proviene del talento de hábiles artesanos que, generación tras generación, han plasmado en los imponentes trajes de diablada, caporales y la morenada, una diversidad de diseños ancestrales, multicolores y modernos que requieren una dedicación total al oficio de vestir a los fraternos.

    Fraternos de Tarija ya cuentan con bordadores

    Daniel Hilaquita, en calidad de representante de Bordados Bolivia, vino desde La Paz hasta Tarija trayendo los trajes de morenos para las Morenadas: Intocables, Fanáticos, y Señorial Illimani, gracias a un convenio que se realizó entre Bordados Bolivia y la Asociación Folclórica de la Entrada de la Integración.

    El bordador nos adelantó que para el 2015 nuevamente vestirán a las Fraternidades chapacas.
    En esta oportunidad se requirieron las variedades de trajes de “galán, super galán, achachis y supera achachi”, que según nos comenta Hilaquita se confeccionaron especialmente para las Fraternidades tarijeñas, en sus colores representativos.

    Esto acorde al artesano entrevistado, es un avance pues la cultura que antes era exclusiva de La Paz, ahora se vive hasta en el último departamento del sur de Bolivia, e incluso en distintas regiones de cada continente “donde existen las Fraternidades”.

    La tecnología aún es de poca ayuda para confeccionar los trajes folklóricos, salvo algunas prendas donde se combinan máquinas y manualidades, puesto que los detalles no tendrían el mismo efecto sin las manos artesanas

    Antes se realizaban más diseños planos pero ahora se hace una especie de modelo “sándwich” que intercala lentejuelas, perlas y otras perlas, dando más volumen y efecto de tres dimensiones al diseño del traje.

    El chaleco, las mangas y el pollerón, son los componentes del traje de la morenada, el peso es de unos 15 quilos, pues a medida que avanzó el tiempo el peso se fue reduciendo, pese a ello la confeccion de un solo traje toma 30 días, mientras el trabajo aumenta en temporada alta.

    “En La Paz el oficio tiene mucha competencia, por lo que muchos colegas han migrado hasta Tarija para emprender sus propias empresas de bordado”, expresó Hilaquita a tiempo de indicar que conoce de bordadores que han traído este oficio hasta nuestro departamento.

    Si bien el trabajo es intenso en los talleres de bordado durante el Carnaval, la actividad no se detiene durante el año, por los pedidos de trajes para las entradas de las festividades religiosas. Los talleres explicaron que los diseños que más predominarán son los de arañas, dragones, víboras y combinados.
    Sin embargo, el precio de todos los trajes varía de acuerdo al modelo y el diseño de las figuras. Otro factor que incide en el costo de las confecciones es el tipo de tela que se utiliza. Hay quienes son exigentes y en una oportunidad pidieron materiales reflexivos.

    Los materiales que se emplean más son las lentejuelas y las perlas, en colores dorados, azules, verdes y lilas.

    El País

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Belleza en Bolivia

    Accesos