• Noticias cortas

    viernes, 28 de febrero de 2014

    El carnaval de Oruro “sube” a Tafí en Argentina

    El clima del célebre carnaval de Oruro invade al pueblo de Tafí del Valle. Es que, donde quiera que vaya, el grupo de danza caporal “Huayra Pujllay” llama la atención con sus atuendos vistosos (traídos desde Bolivia), y su música y danza pegadizos. Sobre todo, no pasa inadvertido por el orgullo y entusiasmo que derrochan bailarines, padres y profesores.
    El carnaval de Oruro “sube” a Tafí en Argentina

    “Una vez que entra, la música se queda para siempre”, dice Milagros Caliva. “Estamos muy contentos. Nuestro objetivo es disfrutar del baile”, explica Soledad Quiroga. “Al principio no quería saber nada con la danza caporal. Pero terminé acercándome atraído por la alegría de los bailarines”, confiesa Facundo Cáceres. Todos ellos forman parte del conjunto creado en 2013 a partir de la iniciativa de la docente Patricia Álvarez y de Isaías Guzmán, profesor de danzas bolivianas.

    El baile caporal apareció en el horizonte de la Escuela N°28 gracias al deseo de hacer algo distinto para la fiesta del Día de las Américas. Ese contacto circunstancial encendió el interés de los alumnos por aprender una danza vinculada con la cultura aymara, la capoeira brasileña, la Virgen de Urkupiña y la saya afroboliviana.

    Soltame carnaval

    “La danza caporal recrea la historia del negro que llega a convertirse en el amo de su lugar y esclaviza a sus hermanos. El baile y la música giran alrededor del poder del más fuerte, la sensualidad, el diablo y el espíritu del carnaval”, expresa Guzmán ante la mirada silenciosa de los bailarines vestidos con sus trajes artísticos, la maestra Álvarez y algunos padres que no quisieron perderse la entrevista con LA GACETA.

    El grupo tiene 28 miembros de todas las edades y sigue creciendo. “Vamos a incorporar una bailarina de 3 años y el ‘Huayra Pujllay’ actuará este fin de semana en la Fiesta Nacional de la Pachamama, en Amaicha del Valle. Ensayamos los lunes, martes y miércoles en la escuela. Las autoridades nos apoyan y los chicos cada día se afianzan más. Con sus disfraces son la nueva atracción de la villa: todo el mundo se da vuelta cuando los ve pasar”, afirma Álvarez con una sonrisa.

    Poco a poco, la danza caporal deja de ser una rareza. “Vemos que los chicos ponen mucha emoción y sentimiento, y eso nos arrastra a todos”, coinciden los padres. Sus palabras transmiten la sensación de que el carnaval de Oruro “subió” a Tafí porque intuía -acertadamente- que allí lo esperaba un pueblo con los brazos abiertos.

    La Gaceta

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Belleza en Bolivia

    Accesos