• Noticias cortas

    sábado, 5 de octubre de 2013

    El Carnaval de Oruro es Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad y no una mera fiesta de barrio

    La majestuosidad del Carnaval de Oruro, por su singularidad y única en su género que tiene como centro veneración a la Madre de Dios como es la Virgen del Socavón y que intercede por nosotros sus hijos, ha sido reconocido y declarado como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por el organismo mundial como es la Unesco. Por esta razón, un cantautor orureño nos canta y grita, "Oruro es la Capital del Mundo". Esta Declaración por la Unesco, ha sido elevada a rango de Ley por el Estado de Bolivia. Conforme a la Constitución, su aplicación tiene primacía frente a otras leyes y normativas de conducta social.
    Con antelación a este acontecimiento de magnitud, el Gobierno Nacional, promulgó una Ley que está vigente y se le conoce como de "Oruro Capital del Folklore de Bolivia", donde se determina con bastante claridad, quiénes y cuáles son los organismos, que conforme al giro de sus actividades, están facultados, en la planificación, organización y desarrollo del Carnaval de Oruro. Ocurre que ahora, en forma curiosa, organizaciones que si bien guardan relación con el desarrollo de la actividad cultural, devocional y folklórica, pero que no están dentro el campo de esta normativa, pretenden rezagar esta majestuosidad, al pretender exiliar el inicio de las actividades, con la peregrina idea de: "Que ese mismo día del primer Convite, habrá una fiesta de mercados".

    Empezaremos señalando, que los profesionales músicos como otros gremios, dentro de esta empresa cultural, son asalariados y dependientes, porque venden su trabajo; reciben, con todo derecho, el pago por los servicios prestados y están sujetos a contratos de trabajo elaborados expresamente y que hacen Ley entre partes. A propósito del mismo, el artículo 5 de la Ley General del Trabajo determina "El contrato de trabajo es individual o colectivo, según que se pacte entre un patrono o grupo de patrones y un empleado u obrero, o entre un patrono o asociación de patrones y un sindicato, federación o confederación de sindicato de trabajadores". Para no ingresar en temas peyorativos, debemos señalar, que los señores músicos son dependientes y beneficiarios de un monto de dinero por los servicios prestados. En consecuencia, como tales, no pueden condicionar el inicio de actividades culturales de magnitud a sus intereses económicos o compromisos sociales. El profesional músico para ser más claro, vende su trabajo por un monto de dinero, por lo tanto no puede afectar toda una Obra Maestra, porque los verdaderos actores de esta magia, son los danzarines y bailarines, devotos ellos los que pagan el servicio, son los que cubren obligaciones de las bandas de músicos, del flete de trajes, caretas y máscaras, erogando montos de sus propios peculios y son los únicos que sacrifican hasta su propio patrimonio por amor a la Virgen del Socavón.

    Lamentablemente hasta hoy, no hemos sido capaces de profundizar esta Declaratoria de nivel Mundial. No tenemos la inteligencia como para buscar los medios nobles que hagan más grande nuestra manifestación. Nos hemos conformado con recordar el día y la fecha del reconocimiento de la Unesco. Nos abocamos a brindar y entregar presentes. Esa pequeñez de nuestra actividad, ha motivado que al Carnaval de Oruro se lo confunda con una fiestecita de barrio buscando paralogizar con el argumento de que "las calles estarán ocupadas el día del Primer Convite".

    La grandeza de la peregrinación hacia la Virgen del Socavón, empieza con la primera peregrinación y es norma como tradición, porque así está registrado incluso en el mismo calendario litúrgico, que debe cumplirse el primer domingo hábil de todo mes de Noviembre de cada año. El vigor de una Ley no puede ser jamás condicionada a un acontecimiento profano. La propia inteligencia del Carnaval de Oruro nos ilumina y siempre nos ha iluminado con la Luz de Cristo. Estamos obligados por el mismo compromiso de ser orureños a desterrar el lucro y gritar nuestra fe. La gracia de Dios es tan grande, que ahora por ejemplo, otorga dones a jóvenes estudiantes de colegios en la disciplina de la música y hemos visto en el VISO -2013, que tienen mucha calidad y pueden sustituir a los profesionales músicos, si éstos tienen otros compromisos, porque nadie está obligado a prestar labores contra su voluntad.

    Avancemos hermanos folkloristas de Oruro, antes que otras regiones apropiándose de nuestra riqueza devocional, cultural, folklórica y hasta de tradición, aparezcan como los primeros. La Virgen del Socavón vigilante en el cerro Santa Bárbara-Condori, nos mira de frente y sabe cuánto podemos hacer por ella y por nosotros mismos.



    Por: Silverio Ledo Jiménez

    (*) Socio de la Diablada Artística "Urus"

    La Patria

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Belleza en Bolivia

    Accesos