• Noticias cortas

    lunes, 4 de junio de 2012

    El Gran Poder se despidió con la tradicional diana

    Los fraternos, que llegaron a tarde a la diana, fueron azotados por sus dirigentes y compañeros de bloque.

    Desde las 06.00 de la mañana de ayer, los danzarines de las 64 fraternidades que participaron en la Entrada del Gran Poder 2012, al son de sus bandas, iniciaron el segundo día de festejo con la tradicional diana para despedirse de la imagen sagrada.

    Varios fraternos que pasaban cerca al templo del Señor Jesús del Gran Poder, en la calle Gallardo, al ver la puerta del santuario derramaron lágrimas.

    Las mujeres de las morenadas se quitaron los sombreros en señal de reverencia al santo y entre sollozos, prometían volver a bailar en su honor.

    Sofía Limachi, de la morenada Juventud Diamantes de La Paz, al ver el templo se quitó el sombrero con joyas que adornaban su cabeza. Se arrodilló en plena vía, ante la mirada curiosa de sus compañeras de bloque inició una oración en voz alta y con lágrimas en los ojos, agradeció a Dios, por los favores concedidos. "Ya son cinco años que bailo y mi fe por el tatita es inquebrantable. Él siempre ha sido bueno conmigo y responde a mis pedidos".

    La concentración se inició en la parroquia Santa Rita, en Chijini, desde donde las fraternidades, sin un orden establecido hicieron un recorrido por debajo del puente Eduardo Avaroa y se dirigieron a la calle Gallardo, donde se encuentra el templo para luego dirigirse a sus respectivos locales.

    Los castigos. Uno de los fraternos de la morenada Señorial Illimani, Francisco Sánchez, mientras hacía su recorrido, señaló que si alguno de los componentes del grupo llegaba tarde o ingresaba en estado de ebriedad a la diana, los componentes de la fraternidad lo castigaban con chicotazos o lo obligaban a comprar cajas de cerveza.

    "Es una multa interna porque tenemos que mantener la imagen de la fraternidad. En los locales, es diferente y todos comparten sin prohibirse nada, ni miedo a que nos rebajen puntos".

    El preste mayor de la Entrada 2012, Felipe Quispe Mollinedo, indicó que la fiesta mayor se desarrolló sin inconvenientes, ya que la mayoría de las fraternidades cumplió con lo establecido por la Asociación de Conjuntos Folclóricos del Gran Poder y la Alcaldía.

    Indicó que en los próximos días se realizará la evaluación de la Entrada con el objetivo de conocer a los ganadores e infractores de la fiesta.

    Explicó que en la diana, los danzarines deben hacer la misma demostración de pasos que lucieron un día antes.

    La única diferencia es que en esta oportunidad, los folcloristas asisten vestidos con los trajes característicos de sus comparsas y no con los disfraces.

    5 chicotazos reciben los fraternos y músicos que llegan tarde a la fiesta de la Diana, según un devoto.

    Lo negativo de la fiesta


    La majestuosidad de la Entrada fue empañada por el excesivo consumo de alcohol que derivó en vías convertidas en mingitorios.

    LOS PROBLEMAS

    Vendedoras de bebidas alcohólicas se apoderaron de las aceras de la calle Gallardo.
    Los vecinos y transeúntes que pasaban por las calles de las zonas aledañas al Gran Poder caminaban con la boca y nariz tapadas para evitar el mal olor.

    La Prensa

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Belleza en Bolivia

    Accesos