• Noticias cortas

    domingo, 28 de diciembre de 2014

    Las tonadas y coplas de Año Nuevo anuncian el Carnaval

    Despedir el año viejo y dar la bienvenida al Año Nuevo, de acuerdo a las tradiciones chapacas, es el preanuncio de la temporada carnavalera.

    Pero, como en toda región también a la media noche se efectúa el tradicional brindis entre los presentes con los deseos de ventura y la fiesta se prolonga  hasta la mañana del 1 de enero y por lo general comprende los platos típicos, las bebidas espirituosas y la infaltable música coplera.
    Las tonadas y coplas de Año Nuevo anuncian el Carnaval
    Generalmente es el campo donde, en los encuentros entre amigos y familiares, se cantan coplas con las tonadas de Año Nuevo, versos que están llenos de esperanza, que transmiten la ilusión de que el nuevo tiempo será mejor que el que pasó y se renuevan los augurios de felicidad y amistad.

    Y, es destacable ver que las coplas navideñas se dejan de cantar en la noche del primero de enero para dar paso a las coplas y tonadas carnavaleras desde el día 2, detalla el costumbrista Luis Paulino Figueroa Guerrero.

    La tonada es la melodía musical que cambia de acuerdo a la festividad, así las tonadas del Año Nuevo o Carnaval tienen ritmos melódicos más alegres y compases más cortos que las tonadas de La Pascua o de la Fiesta de La Cruz, que son algo lentas, cadenciosas y nostálgicas.

    Sin embargo, para Figueroa “la Copla Chapaca es la expresión del sentimiento y las vivencias del pueblo tarijeño a lo largo de todo el año calendario: teniendo para tal efecto sus melodías o tonadas y sus cuartetas o coplas propias, íntimamente unidas a su vida, costumbres, paisaje y sentimiento”.

    Por tanto, las tonadas del Año Nuevo chapaco son coplas llenas de esperanza por el tiempo que empezamos y la ilusión de un amor nuevo.

    Cuando termina un año, inconscientemente hacemos un balance de los logros que obtuvimos y de los proyectos que quedaron sin cumplir, sean estos por nuestras propias limitaciones o causas externas o por las políticas gubernamentales u otro factor, puntualiza Figueroa

    En cambio, el costumbrista destaca que es el Año Nuevo el que nos inspira y nos presta voz para cantarle a la esperanza y la ilusión de un año mejor y lleno de realizaciones. Su característica lírica es que se compone de Versos Octosilábicos, con rima asonante o consonante en los versos pares: 2 y 4 y repetición del 3º y 4º verso.

    Pero, eso no queda ahí, porque también preanuncia el carnaval, marca la efímera culminación de la fiesta de Año Nuevo, dando lugar a la copla chusca, con picardía, sorna, sátira y de doble sentido.

    Por su parte, Edmundo Ávila Moreno, más conocido como el Cumpa Mico, para entender el comienzo rememora la clásica tonada que se dedica a las lindas mozas, a las flores y a los duraznos: “Estas son las flores blancas/principios del Año Nuevo/a buscar amor se ha dicho/y amor que no tenga dueño”.

    Además, si bien no hay instrumentos precisos musicales en la época de Año Nuevo, hacia el carnaval, en febrero aparecen la caja y el erque que suenan lindo con coplas  como: Casado soy/pero tengo licencia para querer/acaso el hombre se ha hecho/para una sola mujer”.

    La copla chapaca en el tiempo del Año Nuevo

    I

    Estas son las flores blancas

    Principios del año nuevo,

    A buscar amor se ha dicho

    Amor que no tenga dueño.

    II

    Amor nuevo he de buscar

    A fuerza de mi pellejo,

    Y si amor no encuentro

    Huasca con el amor viejo.

    III

    La pena y la que no es pena

    Todo es penar para mí,

    Ayer penaba por verte

    Y hoy peno porque te vi.

    IV

    El amor que yo tuve

    En una rama se quedó,

    Vino el viento del olvido

    Rama y tronco se llevó.

    V

    Esta copla no más canto

    Y después callo mi boca,

    No quiero encender el fuego

    Por no estar sopla que sopla.

    VI

    En esta calle a lo largo

    Juran que me han de matar,

    Yo no he hecho ningún daño

    Más que picar y pasar.

    VII

    Hay palos que son felices

    Hay palos que no lo son,

    Unos nacen para ser santos

    Y otros para hacerse carbón.

    VIII

    Molino que vas moliendo

    Moliendo con tanto afán,

    Estarás moliendo trigo

    Para que otros coman pan.

    IX

    Cuál será ese que ha querido

    Gobernar mi pensamiento,

    Ha de escribir en el agua

    Y ha de firmar en el viento.

    X

    Por esta calle me voy

    Por la otra me doy la vuelta,

    Si vos me quieres, vidita,

    Dejame la puerta abierta

    El País

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Belleza en Bolivia

    Accesos