• Noticias cortas

    martes, 1 de octubre de 2013

    Demostraron que es posible una entrada folklórica sin alcohol

    Fueron 15 grupos los que demostraron, al bailar por    las calles del centro de La Paz, que ante todo pronóstico en contra es posible participar en una entrada folklórica autóctona   sin consumir  alcohol.
    Con  motivo  de conmemorar el Día Mundial de Turismo se realizó ayer la denominada Entrada Blanca, en la que grupos originarios, artesanos y turistas bailaron por la calle Linares, Viluyo, Illampu y   Sagárnaga hasta la esquina de la  avenida Mariscal Santa Cruz.

    La presidenta de la Asociación Mixta de Artesanos Productores y Expositores afines al Turismo, Edith de Rojas,  explicó que el objetivo es  atraer más turistas no sólo a La Paz, sino a Bolivia.
    Demostraron que es posible una entrada folklórica sin alcohol

    "Es un agasajo al turista y no queremos mostrar ese aspecto negativo del consumo de alcohol, que caracteriza a otras entradas folklóricas, sino mostrar la esencia de las danzas”, explicó la dirigente de los artesanos. 

    Fueron los miembros de la Galería de   Las Brujas con la llamerada, alrededor de las 11:15, quienes iniciaron la entrada.

    La festividad se realiza desde hace cuatro años, pero    se  llevó a cabo  la  segunda versión sin bebidas alcohólicas.

    Una de las vendedoras de la Galería de Las Brujas,  pionera en la zona, Soledad Castro, destacó la importancia de atraer al turismo, ya que el flujo de extranjeros en la zona no es igual que en años pasados.

    "No sólo se trata de comercio y artesanos, sino de restaurantes, hoteles y agencias turísticas que están ubicadas en la zona”, dijo.

        El tinku,   la llamerada, waca wacas y kullawada se habían impuesto, pero fueron los kantus de Charazani, artesanos  de Oruro y  Norte Potosí, con el tinku   y al ritmo de jula julas, además del pujllay de Tarabuco que demostraron la esencia autóctona de la fiesta.

    "Unos diez hemos venido de Oruro y Norte Potosí. Nosotros vendemos en la calle Murillo desde hace años”, dijo   Modesto Ticollano.

    Con la alegría como única motivación, varias de las mujeres que bailaban invitaron a los turistas a participar en las danzas. Con algo de sorpresa, algunos  extranjeros aceptaron, mientras muchos otros tomaban fotografías desde las aceras.

      Ni la lluvia que cayó alrededor de mediodía pudo detener la entrada autóctona, que se prolongó hasta  las 16:00.

    A la altura del palco, ubicado en la calle Sagárnaga, originarios de la cultura Yamparáez, de Chuquisaca, que danzaron el pujllay, instalaron una "pukara”,  una estructura  en forma de columna  con alimentos y  arbustos que representa a la buena producción y la fertilidad.

    Fueron 15 grupos los que participaron en la singular Entrada Blanca, que contó con el apoyo de la Alcaldía. Los participantes esperan que crezca, para dejar establecido que una fiesta folklórica es posible sin alcohol. 

    Página Siete

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Belleza en Bolivia

    Accesos